jueves, 1 de marzo de 2012

¿Qué es la muerte?

¿Qué es la muerte? Tan solo una etapa más de la vida de los seres vivos. Los seres humanos, animales, plantas, e incluso las mismas células, llegan a este mundo sabiendo que vamos a morir. Sin embargo, en los humanos todo es diferente ya que queremos darle un sentido a todo en esta vida.
Los humanos llegamos a este mundo con una misión que tenemos que cumplir... Nacemos, crecemos, nos relacionamos, nos reproducirnos y, finalmente, morimos. Nuestra existencia se resume en eso. Sin embargo, ¿qué es la muerte? Es un tema tan abstracto de hablar, del mismo modo que hablamos del amor, de la paz. No sabemos qué es hasta que lo experimentamos. Sabemos que es el amor cuando estás enamorado, cuando sientes mariposas revoloteando en el estómago, sientes deseos sexuales hacia tu pareja, te sientes bien con ella. ¿Qué es la paz? La paz existirá cuando no haya guerra, cuando no haya desigualdades sociales, lingüísticas o étnicas. La paz habitará la Tierra cuando los políticas gobiernen los países con humildad y sean capaces de dialogar los problemas de manera pacífica y civilizada. La paz se alcanzara cuando dejemos de pensar en nosotros mismos y dejemos de creer que somos el centro de este gran universo. Pero, ¿qué es la muerte? Una fase más, es cierto, pero: ¿qué se siente cuando mueres? ¿Es como si soñarás? No sabemos que se siente, pero queremos creer que hay algo tras la muerte. Hay dos tipos de muerte. Una de ellas es la  muerte física, en la cual nos convertimos en polvo. Polvo somos y en polvo nos convertiremos. Los seres humanos somos meras unidades de carbono con la tarea de reproducirnos. Cuando morimos nos convertimos en polvo. Da igual quién seas, porque acabaremos convirtiéndonos en eso. Pero, ¿y nuestra alma? Desde tiempos antiguos, distintos filósofos nos han hablado acerca del alma. Platón, Aristóteles, Descartes... Estos pensadores, que nunca perecerán en la historia, se preguntaban: ¿existe el alma? Si existe, ¿qué es? ¿Dónde está? Ahora, cada uno tendrá su propia concepción del alma, pues creerán en ella o no. Yo creo en ella. Entonces, me planteó lo siguiente: ¿dónde va a parar? Según la religión judeocristiana, hay un cielo y un infierno. Todo nuestro mundo está regido por opuestos... Noche y día, sol y luna, calor y frío, bueno y malo, cielo e infierno. ¿Por qué? ¿Por qué separamos estos dos mundos? El mundo del bien, donde habita Dios, y el mundo del mal, gobernado por Satanás. ¿A dónde va a parar nuestra alma? Sencillamente, no lo sabemos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario