martes, 22 de mayo de 2012

Sin noticias de Merry Part II

Hace un montón de tiempo que no he escrito nada, básicamente porque estoy hasta arriba de exámenes. Este jueves tengo el último examen. Biología... 19 temas... Eso no es nada, ¿verdad? La verdad que tengo ganas de terminar, principalmente para poder dedicarme un día a mí. Todo es estudiar y más estudiar, pero esta es la vida que he decidido llevar. Además, sabía que era un curso duro. Mi madre me dijo el otro día que hay momentos en la vida que se recuerdan. Lo cierto es que 2º de Bachillerato ha sido uno de los cursos más difíciles. No por temario, sino por el tiempo. Este tercer trimestre se me ha pasado rapidísimo. Bueno, en realidad, el curso entero
Espero descansar al menos unos días, porque la próxima semana seguiré estudiando para la PAU. La verdad es que nunca pensé que llegaría este momento. ¿Tengo miedo? Sí, un poco pero soy un poco miedosa. ¿Tengo ganas de hacerlo? ¡Muchísimas! En dos días habré terminado un capítulo más de mi vida y también empezaré otro. Además, en dos semanas y media cumplo dieciocho años, es decir, un episodio más que añadir a la historia de mi vida.... 

domingo, 13 de mayo de 2012

Oteando el horizonte

Oigo el estallido de las olas sobre la orilla. Sus dedos se deslizan por los minúsculos granos de arena blanquecina. El sol baña su rostro suave, el viento menea su cabello impregnándolo de sal. 
Aspira el aire marino, inundando sus pulmones. Le encanta estar allí. Le encanta estar con él. Otea el horizonte, buscándole.
Allí está. Cerca de la orilla. Por su cuerpo se deslizan pequeñas gotitas de sal. Su pelo rubia resplandece bajo el sol del mediodía. Ella sonríe. Es la primera vez que se siente verdaderamente feliz a su lado.
Le gustaría permanecer varada en ese pequeño paraíso y con él. 
Sería un paraíso, su jardín del Edén. Solo para ellos. Allí no tendrían que preocuparse por lo que ocurre a su alrededor. Disfrutarían de la caída del sol al atardecer, se dormirían mirando las estrellas oyendo el susurro del mar a sus espaldas. El mar para ellos solos. Tan solo para ellos. 

sábado, 12 de mayo de 2012

Caminando en la cuerda floja hasta que te conocí


Distinta al resto
Caminando en la cuerda floja
Abatida, sola en este gigantesco mundo
Nadie me entiende
¿Cómo me podrán amar?
Soy distinta al resto
No sigo los estereotipos, sigo los dictados de mi corazón
Caminaba sobre la cuerda floja de la vida, hasta que te conocí.
Creí que todo era negro, hasta que te vi por primera vez
Un alma solitaria, vagando por las vías del tren... Igual que yo
En ese momento, supe que estábamos destinados a conocernos
No me importaba el cuando, el dónde o el porqué
Tan solo quería encontrarte, quería conocerte
Quizás eras igual que yo, quizás no
La incertidumbre me inundó, pero todo desapareció cuando nos encontramos 
No recuerdo ni el cómo, ni el cuándo, ni tampoco el dónde
Daba las gracias de que al fin nos hubiéramos encontrado
Si no te hubiera conocido seguiría sin rumbo en esta vida
Sería un barco fantasma, sin un capitán al mando
Ahora mi capitán eres tú
Has conducido mi vida y yo he conducido la tuya
Al fin sabemos que es la auténtica felicidad
Mi felicidad eres tú
¡Te quiero!


domingo, 6 de mayo de 2012

FELIZ DÍA DE LA MADRE


Felicitad a vuestras madres y decirle lo mucho que la queréis, porque sin ella nosotros no estaríamos aquí. Ellas nos dan cariño y un amor sin igual. Nos ayudan y nos apoyan cuando estamos mal. Ellas siempre estarán ahí. Haced que este día sea especial para ellas. 

martes, 1 de mayo de 2012

"Chicas a las que dejado el corazón roto"

La cama está vacía. Ya nada es como antes. Nada volverá a ser lo mismo si tu no estás. ¿Por qué te fuiste? ¿Acaso no eras feliz? No dejo de preguntármelo, porque te fuiste de repente, sin dar explicaciones dejando la cama completamente vacía. ¿Por qué maldito idiota?
Todos mis amigos me dijeron quién eras y como tratabas a las chicas, pero creía que eras diferente conmigo. Me enamoré de ti en el momento que cruzaste el umbral de ese bar, del cuál olvide su nombre. Ibas con esa pose de chico rebelde, con tu cazadora de cuero gastada, el pelo revuelto, la camisa de Los Ramones. Cuando te acercaste a nosotros, un golpe de calor azoto mi cara. Sentí que todo a mi alrededor se paraba el tiempo cuando me sonreíste por primera vez. Sentí que el corazón me daba un vuelco en el pecho, porque sabía que te había encontrado. Todos los chicos con los que había estado me habían hecho daño y tú te añades a mi lista. Tenías una lista, ¿verdad? "Chicas a las que dejado el corazón roto" Quizás era otra de tus muchas conquistas, pero creía que todo era diferente conmigo.

Nos dimos nuestro primer beso una tarde de otoño, a orillas del mar. Cuando sentí tus labios sobre los míos, sentí que podía tocar el cielo con la punta de los dedos. Me sentía la mujer más feliz de este mundo. Estaba feliz de estar a tu lado y que tú estuvieras conmigo. Decías que todo esto era nuevo para ti, porque nunca habías sentido algo tan intenso por otra persona. Yo tampoco había sentido algo así por otro chico, pues todos los chicos con los que había estado solo se quería acostar conmigo. Creo que al principio tú también quisiste acostarte conmigo, pero te pare los pies. No quería que me rompieras tan rápido el corazón, porque me enamoré de ti en el momento en que apareciste por ese bar sin nombre en mi memoria, con tu cazadora de cuero y tu camisa de Los Ramones.
Antes de que te fueras y dejaras está cama vacía, me decías que me querías. Lo decías con tu voz raspada. Lo decías con un brillo especial en los ojos, como si por tu mirada estuviera surcado por una lluvia de hermosas estrellas caídas desde el mismo firmamento. El firmamento donde estábamos tú y yo. El cielo de los enamorados. A tres metros sobre el cielo, como dice Moccia. Miraba tus ojos verdes. Entrelazaba mis dedos con los tuyos. Sentía el alocado latir de su corazón sobre mi pecho.



A pesar de que ya no estás a mi lado, quiero pensar de que volverás algún día de estos. Te espero donde siempre te esperaba. Al lado de esa farola, justo enfrente de mi casa. Ahora te estoy esperando. Tengo la sensación de que puedo oír el ronroneo de tu moto, acercándose a recogerme. Acaba de empezar a llover. Las frías gotas de lluvia traspasan las capas de mi ropa, pero no siento frío. Parece que no puedo sentir nada, como si fuera un ser sin vida alguna, inerte bajo la lluvia de noviembre. Oigo algo familiar... ¿Eres tú?


Si... Si... Eres tú... Corro hacia ti. Te estoy viendo. Llevas las manos metidas en los bolsillos, mirando al suelo. Eres tú... Eres tú... Me miras con el rostro carente de expresión. Me miras. Estoy llorando, aunque no lo parezca. Has vuelto.
- Clarisse... Yo...
- No hables y abrázame... Si te vuelves a ir al menos podré decir que te abracé una última vez
  Me abrazas con fuerza, mientras el cielo llora sobre nuestras cabezas. Intento grabar a fuego este último momento. Mascullas algo en mi oído... <<No me volveré a ir... Te lo juro... Te lo juro... Te quiero demasiado>> Seguimos abrazados. Mi corazón se hincha de felicidad. No te vas a volver a ir. De pronto, deja de llover. Así, sin más. Todo es distinto ahora que volvemos a estar juntos. Hemos quemado esa estúpido lista... "Chicas a las que dejado el corazón roto"